Mi cesta (0)

No tiene artículos en su cesta de la compra.

Subtotal: 0,00 €

Aspirina

Ha sido tal la fama de la Aspirina, que es así como popularmente se da nombre al principio activo que la conforma: el ácido acetilsalicílico. Este componente fue sintetizado por vez primera a mediados del siglo XIX, aunque se encuentra originariamente en la naturaleza en la corteza del sauce blanco, de donde se ha extraído y utilizado desde la Antigüedad por sus propiedades medicinales. La historia del laboratorio Bayer y Aspirina no pueden ser contadas la una sin la otra, y es que este laboratorio hasta la investigación y comercialización del fármaco se había dedicado a la industria capilar diseñando tintes.

Filtrar Resultados

Actualizamos la información: Aspirina de Bayer, para qué y para quién.

Que sea reconocido como el medicamento más popular a nivel mundial se debe a las múltiples propiedades que posee Aspirina, ya sea como analgésico frente al dolor de tipo leve y moderado; antiinflamatorio en síndromes musculares y articulares; como antipirético para bajar la fiebre, y como antiagregante plaquetario para evitar la formación de trombos.

Anteriormente había sido prescrita en la población pediátrica, en España incluso hasta hace quince años. Sin embargo, fue entonces cuando se descubrió que estaba relacionada con el Síndrome de Reye. Esta afección, de causa aún desconocida, repercute negativamente sobre el cerebro, pudiendo llegar a ocasionar crisis epilépticas, y el hígado; el curso de esta enfermedad aguda puede desembocar en una situación de coma, por lo que dejó de ser empleada en niños menores de 16 años con gripe y varicela.

¿Sirven las distintas dosis de Aspirina para lo mismo? Diferencias entre las Aspirinas de 100, 300 y 500 mg.

Las indicaciones descritas para Aspirina tienen su base en el mecanismo de acción del ácido acetilsalicílico (AAS, Adiro®, Tromalyt®, Aspro®). Este fármaco, clasificado como salicilato en la categoría de antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) y como antiplaquetario, inhibe de forma irreversible la COX-1. La supresión de esta enzima da lugar, en pequeñas dosis (50-300 mg), a la disminución predilecta del efecto vasoconstrictor y agregante plaquetario frente a otros efectos de carácter contrario.

Las plaquetas son unos elementos formes de la sangre de pequeño tamaño responsables de la coagulación al participar en la reparación de lesiones vasculares. Pero cuando la hemostasia se desarrolla en un vaso de manera incontrolada e inapropiada, surge el trombo. En la vena donde el flujo sanguíneo es lento, se debe mayoritariamente al éstasis, mientras que en la arteria es debida sobre todo a la interacción entre las plaquetas y una superficie vascular anómala. Es en estas situaciones cuando ha de usarse Aspirina 100 y Aspirina 300 mg, comercializada con el nombre de Adiro y Tromalyt, siempre que sea bajo prescripción médica, dada su acción inhibidora sobre la producción de tromboxanos (sustancia sintetizada a partir del ácido araquidónico en el interior de las plaquetas) en la prevención de ataques isquémicos.

Dosis superiores a 300 mg de Aspirina se utilizan para otros fines: dolor de cabeza, malestar corporal y fiebre son algunos ejemplos. El cambio en cuanto a su acción se debe a su mecanismo de actuación, cuya preferencia sobre ciertas sustancias varia dependiendo de la concentración del fármaco.

Aspirina, gran variedad de presentaciones: cafeína, complex, efervescente, granulado, plus y vitamina C.

El formato clásico de Aspirina viene en un envase de 20 comprimidos que en nuestra farmacia online barata podrás encontrar a un precio de 4´50€. Los mayores de 16 años podrán hacer uso de este medicamento para el dolor de cabeza, muelas, lumbalgia y fiebre. La dosis que se debe utilizar no superará en ninguna circunstancia los 4 gramos diarios, siendo la habitual de 1 comprimido cada 4 horas, una pauta que podrá variar en función de la intensidad y duración de los síntomas. En cualquier caso, será conveniente utilizar la dosis mínima eficaz durante el tratamiento para reducir los posibles efectos adversos.  Para un inicio de acción más inmediato, Aspririna 500 mg se encuentra también en una presentación en comprimidos efervescentes de 20 unidades con sabor cítrico a un precio de 8´51€ en nuestra farmacia online. Con ambos productos es aconsejable acompañar la administración con alimentos, especialmente con lácteos para disminuir la irritación intestinal.

Debido a que se trata de un fármaco gastrolesivo deberán evitar su uso los pacientes con problemas de úlcera gastroduodenal para prevenir el empeoramiento y sangrado. Los diabéticos deberán guardar también precaución, ya que el ácido acetilsalicílico puede incrementar el riesgo de hipoglucemia junto a su medicación habitual ya que aumenta el consumo de glucosa y la producción de lactato. Aquellos que se encuentren en tratamiento con anticoagulantes deberán abstenerse de su consumo, ya que Aspirina prolonga el tiempo de hemorragia potenciando el riesgo de sangrado tras su uso concomitante.

Aspirina complex en granulado efervescente viene en envases de un tamaño de 10 sobres que en nuestra web se encuentra a un precio de 7´03€. En su composición se han añadido fenilefrina y clorfenamina a 15 mg y 2 mg respectivamente, ambos antihistamínicos se emplean habitualmente en combinación en los preparados antigripales para el tratamiento de la congestión y secreción nasal, por lo que está indicado en los procesos catarrales y gripales, así como los estados febriles en mayores de 16 años. La posología que se debe seguir es de 1 sobre cada 4 horas, aunque la dosis efectiva puede requerir un menor número de administraciones dependiendo de la intensidad de los síntomas y el estado del paciente. Al tratarse de un formato efervescente contiene sal, con lo que podría subir la tensión en los hipertensos.

Aspirina C con 20 comprimidos efervescentes a un precio de 8´51€ está formulada con ácido acetilsalicílico de 400 mg y ácido ascórbico (vitamina C) con 240 mg. Se ha comprobado en numerosos estudios sobre la farmacocinética del fármaco que la asociación es especialmente eficaz ya que potencia la absorción, solubilidad y efectividad del principio activo si se combina además con carbonatos para disminuir las lesiones sobre la mucosa gástrica. Posee un aroma a cítricos como la naranja, el limón y la frambuesa, con lo que su administración tras la mezcla en un vaso de agua y el cese de la efervescencia es agradable. Está indicada como analgésico, incluidos los dolores menstruales, y antipirético. La pauta de tratamiento será de un comprimido cada 6 horas. Existe también un formato de menor tamaño a un precio de 5´17€.

Sin duda el formato más cómodo de Aspirina es su granulado, ya que no requiere de líquidos para su administración, pues se disuelve directamente en la lengua. Puede repartirse entre 3 y 4 tomas, preferiblemente después de haberse alimentado y sin exceder los 4 gramos en 24 horas. El tratamiento deberá interrumpirse si los síntomas no han mejorado tras 5 días o si la fiebre no ha remitido tras 3 días. Existen dos tamaños diferentes para esta presentación, uno de 10 sobres a 5´17€ y otro de 20 sobres a un precio de 8´51€.

Un gran aliado en el alivio del dolor de cabeza es Aspirina Plus o la Cafiaspirina, pues combina el efecto analgésico y antiinflamatorio del ácido acetilsalicílico con la cafeína, un vasoconstrictor que potencia los efectos del componente activo en las fases migrañosas en que los vasos arteriales han sufrido dilatación, aunque se debe tener en cuenta que las causas no son sólo vasculares, sino neurovasculares, con lo que en ocasiones pueden requerirse otros fármacos especialmente en la profilaxis. La administración se producirá entre 4-6 horas al día y deberá tenerse presente que demasiada cafeína podría producir el efecto contrario desencadenando un ataque de migraña sin aura por la constricción de las arterias cerebrales.

Advertencias y precauciones acerca del uso de Aspirina: embarazo, lactancia, pediatría.

La leche materna posee un pH ligeramente alcalina, más bien neutro,  contrario al del ácido acetilsalicílico, con lo que este se ioniza y su acceso y excreción por medio de la lactancia es notable pudiendo llegar a afectar al lactante, de manera que el uso de Aspirina en este período está contraindicado. 

Durante el embarazo, concretamente en el primer trimestre no debe hacerse uso de Aspirina, ya que, aunque no hay una relación claramente establecida entre su administración y las malformaciones en el feto, el riesgo es patente. Tampoco se recomienda en el tercer trimestre ya que el conducto arterial cardíaco podría cerrarse de forma prematura. Diferente es el hecho de que puedan recomendarse dosis bajas de ácido acetilsalicílico en determinadas circunstancias como pueden ser mujeres con predisposición a pérdidas, coágulos y preeclampsia (hipertensión arterial durante el embarazo que puede afectar a la salud y desarrollo del feto, además de poner en peligro la vida de la madre y el niño) siempre bajo prescripción médica. 

La población pediátrica y adolescentes jóvenes no pueden hacer uso de este medicamento debido a la relación entre su administración y el desarrollo de Síndrome de Reye que puede resultar fatal si no se proporciona soporte médico.

Efectos secundarios de Aspirina:

Puesto que se encuentra en la clasificación farmacológica como un AINE, el ácido acetilsalicílico puede producir reacciones alérgicas como angioedema, asma bronquial, rinitis y urticaria. Este tipo de reacciones son de tipo anafilactoide (sin presencia de anticuerpos) llegando a tratarse más como una intolerancia que se da sobre todo en pacientes de edad media y sexo femenino con asma, por lo que será mejor evitar su administración en estos grupos de población.

Debe evitarse su administración junto a otros AINE porque estos podrían reducir su efecto antiplaquetario, además de producir perjuicio sobre el sistema cardiovascular como pueden ser hipertensión y edema.

La predilección en su acción inhibidora sobre la COX-1 (relacionada con la síntesis de prostaglandinas protectoras de la mucosa gástrica y el mantenimiento del flujo sanguíneo renal) se considera la responsable de las reacciones a nivel gastrointestinal y renal. Además, debe evitarse su uso concomitante con alcohol ya que podría incrementarse el riesgo de irritación gástrica y hemorragia intestinal.

Un tipo de intoxicación crónica denominada salicilismo puede producirse también y se caracteriza por síntomas como fiebre, vértigos, tinnitus o acúfenos, somnolencia, sudoración y sed.