La dermatitis atópica afecta a la piel y no es contagiosa. Se presenta principalmente en niños y se caracteriza por hacer que la piel esté irritada, seca, levemente inflamada y presente también picor y posiblemente dolor. Bebés y niños pequeños son los más propensos a tener dermatitis atópica pero también puede presentarse en adolescentes e incluso adultos.

¿Cuáles son las causas o desencadenantes de esta dermatitis atópica? Existen muchos factores que pueden aplicarse como desencadenantes, pero por ejemplo las alergias, estar expuestos a sustancias irritantes para la piel (tejidos o compuestos químicos), cambios de temperatura, estrés… Todos estos factores hacen que bajen nuestras defensas y se produzcan infecciones que deriven en esta dermatitis.

Posibles causas de la dermatitis atópica

Las causas exactas en cada caso pueden ser diferentes, pero se sabe de la influencia de diferentes factores, tanto genéticos como ambientales o como por antecedentes familiares. Si algún miembro de la familia tiene alergia, los bebés y niños pequeños suelen estar más expuestos a padecer de dermatitis atópica.

Se consideran otras posibles causas de la dermatitis atópica: la contaminación atmosférica en la ciudad, la edad avanzada de la madre, antecedentes de alergias primaverales o asma… En los procesos en los que se presenta dermatitis atópica, se libera histamina, que es la sustancia responsable de producir estos síntomas similares a los de las alergias: picores, inflamaciones, dolores, picores en garganta y ojos… Las causas de estar dermatitis no derivan de ninguna alergia a alimento o a sustancia, sino que si el paciente es propenso a sufrirla y se combinan diferentes factores, será más posible que ésta acabe manifestándose.

Dermatitis atópica es frecuente en bebés
Dermatitis atópica es frecuente en bebés

Recomendaciones y tratamientos para dermatitis atópica

Es importante que tengamos claro que los factores que pueden producir la dermatitis atópica podemos controlarlos y, en muchos casos, prevenir. Por ejemplo, es importante que cuidemos nuestro entorno diario, nuestra casa. Mantener la casa a una temperatura suave y evitar los cambios bruscos será una buena base para prevenir que aparezcan estas irritaciones. Además, y también relacionado con estos cambios de temperatura, debemos evitar abrigar en exceso a bebés y niños y no utilizar para ello prendas que estén hechas de materiales que puedan producir irritación: si puede ser de algodón, mejor.

La higiene e hidratación es básica. Mantener el cuidado de la piel diariamente y en el baño de cada día utilizando aceites hidratantes esenciales, jabón específico para el cuidado de la piel del bebé y champús que protejan el cuero cabelludo ayudarán a proteger la piel de bebés y niños. Tras el baño, es conveniente secar la piel correctamente y utilizar cremas corporales  adecuadas para la hidratación correcta de la piel y cuidarla durante todo el día.

Disponemos de un buen número de cremas hidratantes y productos para el cuidado de la piel del bebé y la piel atópica. Consulta tus dudas sin compromiso, somos farmacéuticos especializados y te atenderemos y resolveremos tus dudas las 24 horas del día. Ademáes de ofrecerte las mejores marcas en el cuidado del bebé; Mustela, Suavinex, Weleda, LetiAT4, etc.