Ante dolencias o síntomas no debemos automedicarnos ya que como pacientes debemos ser reconocidos por médicos o farmacéuticos expertos que puedan ofrecer un diagnóstico específico. Por eso, nuestros profesionales de estamos a vuestra disposición para cualquier duda o consulta sobre salud.

¿Por qué no debemos automedicarnos?

Hay muchos motivos por los que no debemos automedicarnos, en este post recopilamos algunos de los más importantes por los que no hay que automedicarse y por qué siempre debemos seguir los consejos de expertos y farmacéuticos para cuidar de nuestra salud:

1. La efectividad de los medicamentos no se mide sólo por sus componentes sino que también inciden las características de cada paciente. Por ejemplo, el peso, la condición física, si nos estamos sometiendo a tratamientos post operatorios, etc. son datos que hemos de tener en cuenta si vamos a tomar medicación y, por lo tanto, el médico o farmacéutico debe valorar nuestra situación antes de recetar un tratamiento.

2. Los expertos pueden ofrecer toda la información al paciente sobre el tratamiento a seguir: efectos secundarios, recomendaciones en la toma, etc. Si nos automedicamos, corremos el riesgo de realizar una toma equivocada o cometer errores en cuanto a la administración del tratamiento.

¿Por qué no debemos automedicarnos?
¿Por qué no debemos automedicarnos?

3. No debemos automedicarnos porque, entre otros motivos, también podemos aliviar ciertos síntomas de la enfermedad y dificultar el diagnóstico en caso de que ésta se prolongue. Por ejemplo, si tomamos antipiréticos para bajar la fiebre, puede que al disminuir este síntoma el médico pueda ejercer un diagnóstico errado. No se deben administrar tratamientos de este tipo y antes de tomarlos, consultar con el médico y el farmacéutico.

4. Desconocemos la dosis exacta para nuestro caso en particular y nuestro organismo. Cada paciente requiere de una toma y una medida diferente según el tratamiento o medicamento administrado. Aunque los prospectos contienen toda la información acerca de las recomendaciones en la posología, los pacientes desconocemos la administración exacta para cada caso y según nuestras necesidades. Si administramos menos dosis de la requerida, los medicamentos no lograrán el efecto deseado (esto es especialmente notable en los niños) y, por supuesto, tampoco se debe administrar más dosis de medicación pensando que así “hará efecto antes”. Siempre se deben seguir las indicaciones de médicos y farmacéuticos.

5. Algunos medicamentos interactúan entre sí, lo que puede acarrear efectos negativos. Los componentes de los medicamentos son complejos y, en muchos casos, pueden actuar cruzando sus efectos entre sí e interactuando de manera negativa.

Por qué no automedicarnos: la importancia de consultar al médico

Los profesionales de la salud garantizan con su diagnóstico la aplicación de un tratamiento adecuado para las necesidades de cada paciente y cada caso concreto. También los farmacéuticos tienen los conocimientos adecuados para administrarnos medicamentos y aconsejarnos sobre qué tomar ante las dolencias.

El abuso y el uso inadecuado de medicamentos como los antibióticos puede ser contraproducente ya que el organismo puede “acostumbrarse” a la toma de éstos. Generalmente la toma repetitiva de un tratamiento genera anticuerpos frente al medicamento y, por tanto, hará que no tenga ningún tipo de efecto frente a la enfermedad en nuestro organismo.

En nuestra web tienes la oportunidad de comprar tus medicamentos antigripales, jarabes y otros muchos de formar cómoda desde el sofá de casa.