Mi cesta (0)

No tiene artículos en su cesta de la compra.

Subtotal: 0,00 €

Dolores

¿Sufres de dolor muscular, dolor de espalda o dolores de cabeza? En nuestra farmacia encontrarás tus analgésicos que mitigarán y calmará tus dolores. ¡Ahora puedes comprar la solución a para tus dolores que te ayudaran a hacer vida normal!

Generalitat
Generalitat
Agencia
cofalicante
Cima
Filtrar Resultados

Imagen video FarmaciaOnlineBarata

Los dolores de cabeza o musculares son los más frecuentes, por eso siempre es recomendable que tengas a mano un analgésico que te ayude a aliviar tu dolor. Los medicamentos para el dolor que te ofrecemos en nuestra web te ayudará a eliminar tu dolor de forma rápida y eficaz.

El dolor es una respuesta que tiene el cuerpo y una manifestación de una dolencia, por eso en los casos de que sea un dolor persistente o que no reconozcas con facilidad te recomendamos acudir a tu médico para que te paute el tratamiento adecuado. Para el dolor moderado y habitual siempre podrás comprar online tu medicamento.

Dolores FarmaciaOnlineBarata

Los dolores son un mecanismo de respuesta del organismo ante una situación patológica. Son un síntoma difícil de evaluar desde la clínica, pues no hay forma de clasificarlos o identificarlos de forma física. Tan solo a través de la percepción del paciente, mediante escalas de intensidad del mismo que se han ido desarrollando durante los años.

Existen muchos tipos de dolores. Los producidos por traumatismos o lesiones físicas, más fáciles de tratar debido a su visibilidad.  Y los dolores de origen interno, causados por obstrucción como es el caso de las isquemias vasculares, y  golpes,  causando lesiones que no se pueden percibir, como los que afectan a los órganos y a los nervios. Al igual que aquellos producidos por la reactivación de virus como el de la varicela, el herpes zoster, o como se le conoce vulgarmente, “culebrilla", y la infección de otros. También los producidos por enfermedades degenerativas de causa autoinmune, al principio invisibles a los ojos y que después pueden desarrollarse afectando incluso a la movilidad y sistemas autónomos que funcionan sin recibir órdenes de nuestro cerebro, como es la respiración.

Por ello, el dolor se clasifica de diferentes formas en función de la etiología que lo ocasiona y la duración del mismo. El somático es aquel debido a una causa física, y el neuropático el que tiene implicación directa con las fibras nerviosas. El crónico suele atribuirse a los pacientes oncológicos, y el agudo al resto.

El umbral del dolor, es decir, la intensidad con que es percibido, varía excepcionalmente de una persona a otra. Probablemente sea debido al mecanismo complejo sobre el sistema nervioso central  mediante el cual se desarrolla, y a la variabilidad intraindividual dentro de la misma especie.

Los nociceptores son los receptores del dolor, ubicados mayoritariamente en la piel, encargados de transmitirlo en casos de pinzamiento y otras lesiones, a través de fibras nerviosas, al cerebro. Allí intervienen el neurotransmisor excitador glutamato y la sustancia P,  para que el individuo sea alertado de una situación peligrosa contra su salud e integridad. Es por esto que en ocasiones se trata con antidepresivos. Y es que no podemos olvidar que el dolor emocional existe y que puede sentirse como uno físico.

Antiinflamatorios, antipiréticos y analgésicos

Los AINEs o antiinflamatorios no esteroideos, engloban a un grupo farmacológico amplio, que comparte estructura química, y que principalmente actúa frente a la inflamación, dolor y fiebre.

A su vez, este grupo se subdivide en otras categorías en función de su mecanismo de acción. Algunos de los más conocidos son aquellos que actúan sobre las prostaglandinas, unas sustancias que forman parte de la cascada de la inflamación y que también tienen su importancia en la mucosa intestinal. El ejemplo más característico es el ibuprofeno, que no necesita presentación, y cuyos nombres comerciales son: Neobrufen, Espidifen para los adultos, y Dalsy o Junifen para los niños. Es por este último motivo por el que se aconseja su consumo acompañado de alimentos.  Además, aquellos que sean padres sabrán que es muy usado en los más pequeños para bajar la fiebre, no siendo tan útil como antipirético en los adultos, sin conocerse todavía exactamente el motivo. Además supone el primer tratamiento de elección frente a migraña y dolores menstruales en sus inicios.

En otra clasificación se encontraría el ácido acetilsalicílico: la aspirina, Adiro o AAS. Dependiendo de la concentración a la que se encuentre, actuará más contra la fiebre y el dolor o como anticoagulante. Esta sustancia es más dañina para el intestino que el ibuprofeno y bajo ningún concepto debe utilizarse en niños.

Por otro lado, tendríamos también el metamizol. Quizá lo conozcas mejor como Nolotil o Melalgial si se usa en niños. Es un analgésico propiamente dicho, más incluso que de los que ya hemos hablado. Además es especialmente útil en los casos en los que no se consigue controlar la fiebre. Sin embargo, sólo deberá ser utilizado bajo prescripción médica.

Por último, consulta siempre a tu farmacéutico antes de utilizar estos medicamentos, especialmente si tienes transtornos digestivos, de coagulación o de hipertensión.

El paracetamol

Debido a su relevancia, dejamos al paracetamol o Gelocatil, su propio título. Sin embargo, aunque se ha dado mucha controversia debido a su dudosa implicación sobre la inflamación, también es un AINE.

Es el medicamento por excelencia para los dolores de cabeza y bajar la fiebre tanto en niños, llamado Apiretal, como en adultos. Se puede encontrar en jarabes, cápsulas, comprimidos y supositorios. Además de que se trata de los pocos que puede utilizarse durante el embarazo. A pesar de ello, posee gran toxicidad hepática y por ello no sé aconseja su uso indiscriminado y mucho menos tomarlo junto a alcohol. 

Dolor muscular

El dolor muscular es el motivo más habitual por el que se consumen antiinflamatorios. Para este tipo de dolores se recomiendan mejor el dexketoprofeno o Enantyum y el diclofenaco o Voltaren. Siendo el primero más prescrito debido a su menor incidencia de reacciones alérgicas, y el segundo más utilizado vía tópica en forma de crema.

Otras sustancias como la arnica que contienen productos como Fisiocrem, es especialmente útil para tratar el dolor, inflamación muscular y cuidado piel.

La alternancia de temperaturas entre frío (para la inflamación), y calor (para relajar la musculatura), en problemas como bursitis, tendinitis y contracturas que suelen cursar con ambos, es muy útil. Por eso existen cremas como Physiorelax y productos como Nexcare.

Además el uso de parches como Thermacare que contienen capsaicina, un compuesto derivado de la pimienta que produce calor, también es ideal.

Dolor muscular