Mi cesta (0)

No tiene artículos en su cesta de la compra.

Subtotal: 0,00 €

Flogoprofen

España es uno de los países de la Unión Europea con mayor esperanza de vida, llegando al punto de que casi el 19% de la población tiene una edad superior a los 65 años, cifra que se duplicará en cuatro décadas. Por ello, no es de extrañar que más de la mitad de las altas hospitalarias pertenezcan a este grupo de edad, ni que más del 70% de las consultas médicas se encuentren entre este grupo de población.

Filtrar Resultados

Tampoco que el dolor sea uno de los motivos por el que más acuden al médico, dado que ciertas enfermedades como la artritis reumatoide y la artrosis se producen más frecuentemente en los pacientes longevos. Puesto que suelen tratarse de enfermos polimedicados con diferentes patologías, sobre todo de tipo circulatorio y respiratorio, es difícil prescribir un tratamiento analgésico que no interaccione con su medicación crónica. De ahí que resulte tan útil el empleo de la vía tópica para este tipo de dolencias, minimizando las reacciones adversas a nivel sistémico.

Flogoprofen es un gel de administración dérmica con 50 mg/mL de etofenamato, con gran poder de penetración y acceso a las zonas inflamadas y el líquido sinovial, para el alivio de los procesos dolorosos que cursen con inflamación como en las enfermedades del sistema musculoesquelético y estructuras adyacentes, golpes, esguinces y torceduras, torticolis y, lumbalgias incluso con irradiación al nervio ciático.

A diferencia de lo que muchas personas creen el reuma no es una enfermedad ni define una sintomatología concreta. De forma errónea muchos pacientes realizan un “autodiagnóstico” asociado al reuma al sentir dolor inespecífico en los huesos y músculos. Sin embargo, sí existen las enfermedades reumáticas que abarcan un gran número de patologías con afección del sistema locomotor y el tejido conectivo. Las más comunes son:

  • Osteoporosis: disminución generalizada y progresiva de la densidad ósea que produce debilidad esquelética.
  • Artrosis: degeneración del cartílago de las articulaciones sinoviales y fibrocartilaginosas (manos, pies, cadera, rodillas y columna) en la que un desequilibrio entre la formación y degradación de condrocitos causa su adelgazamiento y cambios óseos degenerativos. El dolor manifestado es de inicio lento y se incrementa con el movimiento, aunque con el transcurso de la enfermedad se vuelve crónico. 
  • Artritis reumatoide: síndrome crónico en el que se produce inflamación inespecífica y simétrica de las articulaciones periféricas, con capacidad para destruir progresivamente las estructuras articulares y adyacentes con la consecuente degradación del cartílago articular.
  • Espondilitis anquilosante: enfermedad inflamatoria y reumática de evolución crónica que afecta a las articulaciones vertebrales y sacroilíacas. El dolor es sobre todo lumbar e irradia hacia las nalgas, y es más acentuado por la noche presentando rigidez matutina.

El etofenamato fue diseñado posteriormente a su gran competidor en clínica y en el mercado, el diclofenaco, y ha demostrado su efectividad en las enfermedades crónicas de origen óseo y articular, así como una mejoría del dolor más inmediata respecto a Voltaren en el primer día de administración según diversos estudios de evaluación en el postoperatorio con un perfil de tolerabilidad y seguridad elevados. En el caso de radiculopatías (afectación del nervio ciático), esguinces (torceduras bruscas con rotura fibrilar), torticolis (contracción muscular con limitación del movimiento del músculo esternocleidomastoideo en la que la cabeza está dirigida hacia un hombro y el mentón hacia el contrario), lumbalgia (dolor en la parte baja de la espalda que cursa con inflamación y contracción muscular en la que puede estar implicada una alteración en la transmisión de las fibras sensoriales) y contusiones, Flogoprofen gracias a su potente efecto antiinflamatorio en el lugar de la lesión es también muy útil.

¿Qué es y para qué sirve Flogoprofen?

Flogoprofen es un producto en gel y solución en pulverización diseñado por el laboratorio Chiesi ubicado en Barcelona de procedencia italiana para combatir el dolor y la inflamación producidos por golpes, contusiones, tortícolis, lumbalgia, esguinces, artritis y artrosis, de tal manera que se favorezca la recuperación de la movilidad y funcionalidad de la articulación afectada.

El principio activo de Flogoprofen es el etofenamato a una concentración de 50 mg/mL. Este derivado del ácido acético es un fenamato (ácido antranílico) obtenido a partir del ácido flufenámico, un antiinflamatorio no esteroideo. Su mecanismo de acción se basa en la inhibición de la ciclooxigenasa de forma competitiva y no irreversible, e inhibición de la lipooxigenasa y leucotrienos a diferencia de otros AINEs actuales, lo que desemboca en la supresión de la síntesis de eicosanoides como prostaglandinas y tromboxanos reduciendo su actividad sensibilizadora sobre terminaciones sensitivas y vasodilatación, así como la atracción química de otras sustancias al lugar de la lesión implicadas en procesos inflamatorios.

La absorción de etofenamato por vía percutánea y biodisponibilidad es muy superior (de hasta 3 veces) a los de otros antiinflamatorios llegando a alcanzarse su concentración máxima al cabo de una hora de su administración. Esto es posible gracias a las características heterogéneas del preparado en cuanto a hidrofilia y lipofilia por un mecanismo no dependiente del pH, siendo capaz de atravesar el sistema alterno de barreras que constituyen la piel.

Algunos de los excipientes de Flogoprofen contribuyen también a su efecto analgésico y antiinflamatorio, como es el caso de la esencia de trementina, obtenida por destilación de algunas especies de pino, favorece la relajación muscular y posee propiedades antirreumáticas. El dimetilsulfóxido tiene capacidad para facilitar el transporte del principio activo a través de membranas sin alterarlas, lo que resulta especialmente útil en artritis, artrosis y tendinopatías. Además, disminuye la transmisión del dolor a través de las fibras nerviosas debido a la disminución de la conducción de la sustancia P. Otros como el propilenglicol, un alcohol diol, es responsable de otorgar la textura gelificante.

El modo de empleo de Flogoprofen es sencillo: debe aplicarse mediante un suave masaje sobre la piel intacta, libre de heridas, y, con cuidado de evitar las mucosas, siguiendo una pauta de administración de entre 3 y 4 veces al día, tras lo que debe efectuarse un adecuado lavado de manos, a partir de los 12 años durante no más de 1 semana. No deben usarse concomitantemente otros analgésicos por esta vía ni hacer uso de vendajes oclusivos. Para las personas con movilidad reducida y zonas de difícil acceso está mucho más indicado el formato en aerosol con una posología igual a su análogo en gel, aunque ambos pueden usarse indistintamente según la preferencia del paciente.

Flogoprofen en niños, embarazo y lactancia:

Su uso está reservado a adolescentes jóvenes mayores de 12 años. No estando autorizado en niños menores.

Está contraindicado en el embarazo, especialmente durante el tercer trimestre, ya que, si se produjera absorción sistémica con acceso a la placenta, podría afectar al sistema cardiovascular del feto. En los dos primeros trimestres sólo el médico podrá indicar su uso.

En la lactancia, la aplicación de Flogoprofen ha sido aprobada, pero sólo para ser administrado en pequeñas y delimitadas áreas y, durante un breve periodo de tiempo.

¿Cuál usar, Voltadol, Reflex, Radio salil o Flogoprofen?

A priori, las diferencias son escasas y parecen limitarse a las características químicas y farmacocinéticas, llegando a cuestionarse si realmente poseen significación en cuanto a efectividad. A continuación, describiremos si es posible discernir entre unos y otros dependiendo de la situación.  

Para comenzar, tanto el Voltadol como Flogoprofen son AINEs derivados del ácido acético. El primero un fenilacético, y el segundo, un fenamato. Reflex y Radio salil, que en su formulación contienen salicilato de metilo, una combinación de un éster del ácido salicílico y el metanol también es un antiinflamatorio no esteroideo derivado del ácido acético. Además, comparten una semivida de eliminación corta, inferior a 6 horas, de ahí que deban administrarse varias veces al día.

Sin lugar a duda, el cabeza de familia de Reflex y Radio salil fue sintetizado con una anterioridad muy superior a la de Voltadol y Flogoprofen. Tal es así que el diclofenaco fue desarrollado en la década de los 70, y el etofenamato en los 90, aunque su precursor, el ácido flufenámico tuvo su origen en los años 60. Establecer el orden cronológico del nacimiento de estos AINEs es importante pues con el transcurso de los años la ciencia trata de elaborar fármacos más eficaces, tolerables y seguros.

Los estudios realizados para evaluar la efectividad de diclofenaco y etofenamato se han especializado en elaborar las diferencias en cuanto a su administración vía intramuscular durante el postoperatorio, resultando prácticamente ecuánimes en aspectos farmacocinéticos, farmacodinámicos y percepción de los pacientes. Sólo señalan una diferencia no estadísticamente significativa para una mejoría del dolor más inmediata en el caso del etofenamato durante el primer día. Aunque los datos no son extrapolables a la vía tópica, pueden tenerse en consideración.

La galénica del producto es fundamental para la administración, ya que la piel posee una lipofilia moderada al dividirse en diferentes estratos con cierta hidrofilia que van alternando. Por ello, es importante elaborar un preparado que sea capaz de llegar hasta el lugar de la acción. Razón por la que la mayoría de ellos presentan un formato tipo emulsión-gel. En el caso de Flogoprofen, es el propio etofenamato el que posee la dualidad en cuanto a características oleosas e hidrófilas, resultando en una potenciación de su absorción por esta vía.

Aquellas personas que hayan presentado algún tipo de hipersensibilidad a AINEs deben abstenerse de emplear estos productos tópicos frente al dolor. Al igual que deberán guardar precaución los pacientes asmáticos para evitar una reacción de tipo anafiláctico, así como pacientes bajo tratamiento con anticoagulantes orales, por la posible potenciación de su medicación si se produjera absorción sistémica y el consecuente riesgo de sangrado. Efectos que, aunque no de forma destacable se observan con mayor frecuencia en Radio salil y Reflex.

Salvo Voltadol que puede ser empleado a partir de los 14 años, el resto de los antiinflamatorios tópicos pueden ser usados a partir de los 12 años. Aunque entre ellos es el que mejor eficacia ha demostrado en dolores crónicos de tipo artrítico y reumático, únicamente llegando a ser comparable Flogoprofen por su indicación en procesos osteomusculares.

Opiniones sobre Flogoprofen:

La rapidez de absorción y concentración muy superior en los tejidos inflamados de etofenamato marcan la diferencia entre Flogoprofen y otros productos tópicos contra el dolor. Es destacable la sensación de alivio nada más aplicar el gel o el aerosol, incrementada también por el ligero efecto calor relajante que produce a la vez que frescor dado el contenido en algunos de sus excipientes como la trementina y su característico y parecido olor a aguarrás, y el dimetilsulfóxido, o el propilenglicol.

La existencia de dos formulaciones diferentes atendiendo a las necesidades y preferencias del paciente es otra de sus ventajas. Pueden usarse indistintamente, aunque el aerosol está pensado para personas con movilidad reducida, la distribución a zonas de difícil acceso y facilitar la aplicación en áreas con mucho vello.

Su biodisponibilidad es superior a la de otros antiinflamatorios de uso tópico, habiendo demostrado su eficacia en enfermedades con afección del sistema musculoesquelético.

Posee un precio asequible dada su eficacia, variedad de presentaciones, tamaños y popularidad.

Flogoprofen prospecto:

  1. Identificación e indicaciones de Flogoprofen: etofenamato 50 mg/mL, un antiinflamatorio no esteroideo derivado el ácido acético es su principio activo. Está indicado en el tratamiento frente al dolor y la inflamación en golpes y contusiones, contracturas, tortícolis, lumbalgia, enfermedades reumáticas, distensiones y esguinces. Se distribuye preferentemente hacia áreas inflamadas ejerciendo su acción de forma superior entre 5-20 veces en estas zonas.
  2. Modo de empleo: aplicar sobre piel intacta sin heridas 3-4 veces al día mediante un ligero masaje a partir de los 12 años. Utilizar la solución en pulverización para llegar a zonas de difícil acceso y con mucho vello.
  3. Advertencias y precauciones: Flogoprofen no debe utilizarse durante tiempos prolongados ni sobre zonas extensas, ya que podría producir irritación y sequedad en la piel. Debe evitarse también la exposición al sol tras su aplicación pues que podría darse una reacción de fotosensibilidad. Los pacientes asmáticos o alérgicos que ya hayan presentado alguna intolerancia con aspirina deberán guardar precaución en la administración de antiinflamatorios tópicos para evitar reacciones de hipersensibilidad cruzada. Las mujeres embarazadas deberán abstenerse de hacer uso de éste, salvo indicación de su médico, mientras que las mujeres en periodo de lactancia sólo podrán emplearlo en áreas muy limitadas de pequeño tamaño.
  4. Reacciones adversas: reacciones dermatológicas como prurito, urticaria, eccema y ampollas que desaparecen con la interrupción del tratamiento.
  5. Conservación: no requiere de condiciones especiales. La solución en pulverización debe mantenerse alejada de zonas muy calientes y llamas, ya que el líquido que contiene es inflamable.

¿Cuál es el precio de Flogoprofen?

Queremos ofrecer la mejor calidad y precio desde nuestra farmacia online barata, por eso ponemos a disposición de nuestros clientes Flogoprofen con un 10% de descuento en todos sus formatos. Los mejores precios del mercado para este antiinflamatorio tópico los encontrarás en nuestra web desde 8€ para el gel de 60g, siguiendo por el spray de 100 mL a 8´78€ y, finalmente el tamaño de 100g a 10´36€ IVA incluido.

¿De verdad quieres esperar para conseguir Flogoprofen y añadirlo a tu botiquín?