¡En Stock!
SKU
172677.3

Nasalmer recambios para aspirador nasal 12 uds

4,95 €

PAGO SEGURO

listado de farmacias

ENVÍO GRATUITO

a partir de 69€

ENTREGA

en 24 / 48 horas
PEDIDOS POR TELÉFONO
HORARIO 10:00 - 18:00

La boquilla suave de Nasalmer recambios se adapta a la pequeña nariz del bebé y permite la eliminación de las secreciones nasales de forma segura e higiénica. El producto es muy seguro, por lo que los padres no deben preocuparse a la hora de utilizarlo. Aunque, el proceso de limpieza puede ser un poco incómodo para los pequeños, este no genera un daño a corto, mediano o largo plazo.

El diseño de las boquillas permite que sean manejadas de forma sencilla. Las boquillas pueden ser utilizadas en niños pequeños con problemas de sensibilidad, o en aquellos con alergia a compuestos químicos o sintéticos agresivos, ya que el producto se encuentra libre de estos. Se puede adaptar muy bien a la nariz del pequeño, sin importar la forma o las dimensiones de la misma.

Advertencias: está pensado para los niños pequeños que no han cumplido el año, y en niños un poco más pequeños en determinadas ocasiones. Lo ideal es suspender el uso del producto cuando el niño pueda limpiar su nariz con un pañuelo. Las boquillas deben ser almacenadas en un espacio seco, libre de las altas temperaturas y del fácil alcance de los niños. No se pueden reutilizar las boquillas. Es importante mantener el aspirador de mucosidad bien limpio. El producto puede ser un poco incómodo, pero no genera un peligro para los niños pequeños. Es indispensable la presencia de un adulto durante el proceso de limpieza de la nariz.

Formato: Envase con 12 recambios suaves y desechables que solo pueden ser utilizados con el aspirador nasal de Nasalmer.

Composición

El producto viene desarrollado con u material suave y adaptable a la piel de los pequeños, libre de compuestos químicos agresivos.

Modo de Uso

Para utilizar el aspirador nasal, primero se debe acostar al bebé en un espacio firme, para luego poner una de las boquillas sobre la fosa nasal del pequeño y absorber todo el moco que pueda haber.

Este proceso debe ser realizado en las dos fosas nasales de los pequeños. Una vez que se ha logrado despejar toda la mucosidad de la nariz, se debe desechar la boquilla y lavar muy bien el aspirador nasal. Pueden limpiar la nariz de sus pequeños cuantas veces lo crean necesario.