Mi cesta (0)

No tiene artículos en su cesta de la compra.

Subtotal: 0,00 €

Soñodor

La dificultad para conciliar el sueño y la reducción en las horas dedicadas a éste, pueden provocar otras alteraciones en la persona que padece de insomnio como dolores de cabeza, déficit de atención, pérdida de memoria y problemas para concentrarse. Dormir no solo consiste en un periodo de descanso, sino que es indispensable para mantener un orden y planificación de las ideas en cuanto al estudio y trabajo. Soñodor es un medicamento antihistamínico formulado con difenhidramina, un antialérgico de primera generación y, por tanto, poco específico en la supresión de histamina, afectando a otros neurotransmisores como acetilcolina y serotonina. Puesto que además atraviesa con cierta facilidad la barrera hematoencefálica provocando somnolencia, se considera también un fármaco sedante e hipnótico.

Filtrar Resultados

El insomnio o alteración del sueño nocturno, puede asociarse a tensión emocional, estar relacionado con alguna medicación o puede deberse a una patología adyacente. Otros desencadenantes pueden ser el propio cansancio, irritabilidad, cambios en el estado de ánimo y alteraciones digestivas. Además, el insomnio se divide en tres etapas diferentes clasificándose según la fase afectada. Soñodor es un inductor que actúa facilitando la conciliación del sueño. Sin embargo, si se desvela a mitad de la noche con dificultad para dormir nuevamente, estaríamos ante un insomnio intermedio en el que estarían más indicados relajantes del SNC y del tono muscular como el magnesio, tal y como ocurre en el terminal en el que se produce el despertar antes de tiempo.

Posología de Soñodor: cómo debe tomarse.

Soñodor está indicado a partir de los 18 años en aquellas personas con insomnio ocasional de diferentes etiologías, especialmente las debidas a intranquilidad, para un tratamiento a corto plazo en la dificultad para conciliar el sueño, desvelarse o despertares prematuros, aunque en estos últimos dos casos con menor eficacia. La forma de administración será de 1 comprimido media hora antes de acostarse acompañado de un vaso de agua. La duración del tratamiento no deberá exceder 1 semana. Si los síntomas no mejoran en ese tiempo, será preferible acudir al médico.

Efectos secundarios y contraindicaciones de Soñodor:

La mayoría de sus reacciones adversas se deben a la acción anticolinérgica: somnolencia, visión borrosa, sequedad de boca, retención urinaria y estreñimiento, cefalea y mareos.

Por otro lado, está contraindicado especialmente en pacientes hipertensos bajo tratamiento, por la posible potenciación del efecto hipotensor de su medicación crónica, o debido al efecto paradójico que pudiera producirse sobre los mismos, como arritmias y agitación.

Los mayores de 65 años son más susceptibles de sufrir reacciones adversas e incompatibilidades con su medicación habitual, potenciándose los efectos indeseados por bloqueo colinérgico. Además, se necesita reajuste de dosis bajo supervisión médica en pacientes con insuficiencia renal y hepática.

Soñodor vs Dormidina:

Ambos son antihistamínicos de primera generación con indicación como sedantes e hipnóticos en el insomnio a corto plazo, pero el primero está compuesto por difenhidramina con menor vida media y permanencia en el organismo, y el segundo por doxilamina, con una estancia superior, y, por tanto, mayor riesgo de presentar reacciones adversas.

Tras una sola dosis, la sensación de somnolencia se ve aumentada con Soñodor, aunque ésta puede variar de una persona a otra. La tolerancia a sus efectos es también más frecuente con el consumo de difenhidramina respecto al de Dormidina, pudiendo alargarse el tratamiento de este último durante más tiempo.

Por lo general, se piensa que el efecto de la doxilamina es más potente, siendo su precio también superior respecto al de Soñodor.

Pastillas para dormir, química y naturaleza. Las diferencias entre benzodiacepinas, Aquilea sueño y Soñodor:

El neurotransmisor GABA el principal inhibidor del sistema nervioso central. Es necesaria una cantidad adecuada del mismo para evitar convulsiones y una respuesta ante el estrés desmesurada. De forma normal, como defensa, GABA está inhibido pues necesitamos “todos nuestros sentidos despiertos” para poder reaccionar. Así mediante sinapsis se estimulan el sistema hipotalámico-hipofisario y finalmente se acaba estimulando a las glándulas suprarrenales, que son las que liberan a las hormonas cortisol, adrenalina y noradrenalina (responsables del estado de alerta, tensión muscular, dilatación pupilar para aumentar el campo de visión y retención de líquidos).

Son las BZD que requieren prescripción y receta médica las que estimulan al GABA para esa inhibición e impedir esos estados agitados que generan malestar. Normalmente se utilizan las de vida media intermedia/larga (bromazepam-lexatin / diazepam-valium) en los casos de nerviosismo, y las de vida media corta (para mayor rapidez de acción) en los casos de insomnio como hipnóticos (lorazepam-orfidal / alprazolam-trankimazin). También inhiben al GABA los NO BZD como buspirona. Con este sistema están relacionados también los niveles de serotonina (neurotransmisor de la felicidad) y melatonina, hormona que regula el sueño que sigue un ritmo circadiano, pues el precursor de ambos es el triptófano, por ello a las personas con ansiedad se les suelen prescribir también antidepresivos (los niveles bajos de serotonina disminuyen a los del GABA con el consecuente estado de nerviosismo y cortisol aumentado dificultando el sueño) e hipnóticos.

Debe guardarse precaución ante la administración de benzodiacepinas y el uso concomitante con otros de venta libre como Soñodor, ya que puede potenciarse el efecto sedante. Sin embargo, sí podría utilizarse con tratamiento antidepresivo u otros suplementos como el triptófano, que actuaría como regulador y no potenciador.

Aquilea sueño posee en su formulación diferentes activos que se liberan de forma sostenida a lo largo de la noche y actúan como inductores y mantenedores del sueño gracias a su formulación a base de melatonina, valeriana, pasiflora y amapola de California. Como ventaja respecto a Soñodor presenta su novedoso mecanismo de liberación por la bicapa del comprimido y los activos que actúan en las fases intermedia y terminal del insomnio, además de tratarse de sustancias naturales que no generan tolerancia ni dependencia.